Skip to content

Desarrollo humano

terminos

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) fue desarrollado por las Naciones Unidas como una medida para evaluar los niveles de desarrollo social y económico de los países. Se utilizan cuatro áreas principales de examen para clasificar los países: años promedio de escolaridad, años de escolaridad esperados, esperanza de vida al nacer e ingreso nacional bruto per cápita. Este índice permite seguir los cambios en los niveles de desarrollo a lo largo del tiempo y comparar los niveles de desarrollo de diferentes países.

El IDH fue establecido para poner énfasis en las personas, más precisamente en sus oportunidades para realizar trabajos y vidas satisfactorias. La evaluación del potencial de un país para el desarrollo humano individual proporciona una medida suplementaria para evaluar el nivel de desarrollo de un país además de considerar las estadísticas estándar de crecimiento económico, como el producto interno bruto (PIB). Este índice también se puede usar para examinar las diversas opciones de política de las naciones; si, por ejemplo, dos países tienen aproximadamente el mismo ingreso nacional bruto (INB) per cápita, entonces puede ayudar a evaluar por qué producen resultados de desarrollo humano muy dispares. Uno de los objetivos de los defensores del IDH es estimular el debate sobre políticas públicas.

¿Cómo se mide el HDI?

El IDH es esencialmente una medida resumida de los niveles básicos de logro en las dimensiones fundamentales del desarrollo humano. El IDH calculado de un país es una media geométrica de los índices normalizados de cada uno de los aspectos de la vida que se examinan: conocimiento y comprensión, una vida larga y saludable y un nivel de vida aceptable.

El aspecto de salud del IDH se mide por la esperanza de vida, calculada en el momento del nacimiento, en cada país. La educación se mide en dos niveles: los años medios de escolarización para los residentes de un país y los años de escolaridad esperados que un niño tiene a la edad promedio para comenzar la escuela. La métrica elegida para representar el nivel de vida es el INB per cápita basado en la paridad del poder adquisitivo (PPA), una medida común utilizada para reflejar el ingreso promedio.

Limitaciones

El IDH es una simplificación y una evaluación ciertamente limitada del desarrollo humano. El IDH no refleja específicamente los factores de calidad de vida, como los movimientos de empoderamiento o los sentimientos generales de seguridad. En reconocimiento de estos hechos, la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano (HDRO) proporciona índices compuestos adicionales para evaluar otros aspectos de la vida, incluidos los problemas de desigualdad como la disparidad de género o la desigualdad racial. El examen y la evaluación del IDH de un país se realizan mejor al examinar estos y otros factores, como la tasa de crecimiento económico del país, la expansión de las oportunidades de empleo y el éxito de las iniciativas emprendidas para mejorar la calidad de vida general de un país.

El índice de desarrollo humano (IDH) asigna valores numéricos a diferentes países como una medida de la prosperidad humana. Estos valores se derivan utilizando medidas de salud, educación, nivel de vida y esperanza de vida. Se dice que los países con puntajes más altos en el índice están mejor desarrollados que aquellos con puntajes más bajos. El sistema está diseñado para ayudar a determinar estrategias para mejorar las condiciones de vida de personas de todo el mundo. Sin embargo, algunos críticos argumentan que estas medidas son defectuosas y no crean una imagen precisa de la prosperidad.

HDI asigna peso a ciertos factores que son más comunes en las economías desarrolladas, pero puede no indicar un mayor nivel de éxito o felicidad humana. Algunos críticos cuestionan la inclusión de la educación en el cálculo. Los altos niveles de educación, si bien son valiosos para muchas actividades, pueden no ser necesariamente un claro indicador de prosperidad. Los países con un alto producto interno bruto (PIB) per capita y una larga vida útil no necesariamente alcanzarían puntajes altos en el índice HDI si su tasa general de alfabetización y el nivel educativo fueran bajos. El índice asigna igual importancia a la educación, la salud y la riqueza cuando estas mediciones no siempre son igualmente valiosas. El IDH asigna un peso menor al PIB, aunque la producción general de una nación puede tener un impacto sustancial en la prosperidad de muchas personas.

El índice está diseñado para considerar otros factores además de la riqueza, lo que permite un examen multifacético de la prosperidad global y las naciones de mercados emergentes. Las debilidades de esta medición llevan a algunos críticos a desafiar su practicidad para usarla en el establecimiento de la política exterior. Es posible que otros factores que influyen en la prosperidad no se capten lo suficiente con esta medida.

terminos

Fianza