Skip to content

Segmento de mercado

Segmento de mercado

Contenido

Qué es un ‘Segmento de Mercado’

Un segmento de mercado es un grupo de personas que comparten una o más características comunes, agrupadas para fines de comercialización. Cada segmento de mercado es único y los especialistas en marketing utilizan diversos criterios para crear un mercado objetivo para su producto o servicio. Los profesionales de marketing abordan cada segmento de manera diferente, después de comprender completamente las necesidades, los estilos de vida, la demografía y la personalidad del consumidor objetivo.

Un segmento de mercado es una categoría segmentada de clientes que tienen gustos y aversiones similares en un mercado por lo demás homogéneo. Estos clientes pueden ser individuos, familias, empresas, organizaciones o una combinación de múltiples tipos. Se sabe que los segmentos de mercado responden de manera predecible a una estrategia, plan o promoción de marketing. Esta es la razón por la cual los marketers usan la segmentación cuando deciden un mercado objetivo.

Las principales características de los segmentos de mercado

Para cumplir con los criterios más básicos de un segmento de mercado, tres características deben estar presentes. Primero, tiene que haber homogeneidad entre las necesidades comunes del segmento. En segundo lugar, debe haber una distinción que haga que el segmento sea exclusivo de otros grupos. Y tercero, se requiere la presencia de una reacción común, o una respuesta similar y algo predecible al marketing. Por ejemplo, las características comunes de un segmento de mercado incluyen intereses, estilo de vida, edad, sexo, etc. Ejemplos comunes de segmentación de mercado incluyen geográfica, demográfica, psicográfica y de comportamiento.

Ejemplos de segmentos de mercado y segmentación de mercado

Un buen ejemplo de los segmentos del mercado y cómo una empresa comercializa a esos grupos es en la industria bancaria. Todos los bancos comerciales atienden a una gran variedad de personas, muchas de las cuales tienen situaciones de vida y objetivos monetarios que se pueden relacionar. Si, por ejemplo, un banco quiere comercializar a Baby Boomers, lleva a cabo investigaciones y descubre que la planificación de la jubilación es el aspecto más importante de sus necesidades financieras. Por lo tanto, el banco comercializa cuentas con impuestos diferidos a este segmento de consumidores.

Yendo un paso más allá, si el mismo banco desea comercializar efectivamente productos y servicios a la generación del milenio, las IRA y 401 (k) de Roth pueden no ser la mejor opción. En cambio, el banco lleva a cabo una profunda investigación de mercado y descubre que la mayoría de los millennials planean tener una familia. El banco usa esa información para comercializar cuentas de ahorro e inversión aptas para la universidad a este segmento de consumidores.

Por el contrario, a veces una empresa ya tiene un producto pero aún no conoce su segmento de consumidores objetivo. En este escenario, le corresponde a la empresa definir su mercado y atender su oferta a su grupo objetivo. Los restaurantes son un buen ejemplo. Si un restaurante está ubicado cerca de una universidad, puede comercializar su comida de tal manera que atraiga a los estudiantes universitarios a disfrutar de horas felices en lugar de tratar de atraer a clientes comerciales de alto valor.