Skip to content

Tipos de estrategias

economia

El reequilibrio es un componente esencial del proceso de gestión de la cartera. Los inversores que buscan los servicios de un profesional suelen tener un nivel deseado de exposición sistemática al riesgo y, por lo tanto, su administrador de cartera tiene la responsabilidad de ajustar las tenencias de inversión para cumplir con las limitaciones y preferencias de los clientes.

Si bien las estrategias de reequilibrio de la cartera incurren en costos de transacción y pasivos tributarios, existen varias ventajas distintas para mantener la asignación objetivo deseada.

¿Por qué reequilibrar?

Principalmente, el reequilibrio de la cartera protege al inversor de estar excesivamente expuesto a riesgos indeseables. En segundo lugar, el reequilibrio asegura que las exposiciones de la cartera permanezcan dentro del área de experiencia del gerente.

Supongamos que un jubilado tiene el 75% de su cartera invertido en activos sin riesgo, y el resto en acciones. Si las inversiones de capital se triplican en valor, el 50% de la cartera ahora se asigna a acciones riesgosas. Un gestor de cartera individual que se especialice en inversiones de renta fija ya no estaría calificado para gestionar la cartera ya que la asignación se ha desplazado fuera de su área de especialización. Para evitar estos cambios no deseados, la cartera debe reequilibrarse periódicamente.

Además, la creciente proporción de cartera asignada a acciones aumenta el riesgo general a niveles más allá de los que normalmente desea un jubilado. (Para obtener más información, consulte “Reequilibrar su cartera para mantenerse al día”).

Existen varias opciones básicas de reequilibrio que los inversores minoristas o institucionales pueden utilizar para crear un proceso de inversión óptimo.

Reequilibrio de calendario

El reequilibrio del calendario es el enfoque de reequilibrio más rudimentario. Esta estrategia simplemente implica analizar las tenencias de inversión dentro de la cartera a intervalos de tiempo predeterminados y ajustarse a la asignación original a la frecuencia deseada. Por lo general, se prefieren las evaluaciones mensuales y trimestrales porque el reequilibrio semanal sería demasiado caro, mientras que un enfoque anual permitiría una deriva excesiva de la cartera intermedia. La frecuencia ideal de reequilibrio debe determinarse en función de las limitaciones de tiempo, los costos de transacción y la deriva permisible.

Una gran ventaja del reequilibrio de calendario sobre el reequilibrio de fórmulas es que consume mucho menos tiempo para el inversor, ya que este último método es un proceso continuo.

Reequilibrio del Porcentaje de la Cartera

Un enfoque preferido pero un poco más intensivo para implementar implica un programa de reequilibrio centrado en la composición porcentual permisible de un activo en una cartera. A cada clase de activo, o seguridad individual, se le asigna un peso objetivo y un rango de tolerancia correspondiente.

Por ejemplo, una estrategia de asignación podría incluir el requisito de mantener el 30% en acciones de mercados emergentes, el 30% en blue chips nacionales y el 40% en bonos gubernamentales con un corredor de +/- 5% para cada clase de activos. Básicamente, las tenencias de los mercados emergentes y nacionales pueden fluctuar entre el 25% y el 35%, mientras que del 35% al ​​45% de la cartera debe asignarse a bonos del gobierno. Cuando el peso de cualquiera de los holdings salta fuera de la banda permitida, todo el portfolio se reequilibra para reflejar la composición objetivo inicial.

Estas dos técnicas de reequilibrio, el método de calendario y corredor, se conocen como estrategias de mezcla constante porque los pesos de las tenencias no cambian.

La determinación del rango de los corredores depende de las características intrínsecas de las clases de activos individuales, ya que los diferentes valores poseen propiedades únicas que influyen en la decisión. Los costos de transacción, la volatilidad de los precios y la correlación con otras tenencias de la cartera son las tres variables más importantes para determinar los tamaños de las bandas. Intuitivamente, los costos de transacción más altos requerirán rangos permisibles más amplios para minimizar el impacto de costos de comercialización costosos.

La alta volatilidad, por otro lado, tiene el impacto opuesto en las bandas óptimas del corredor; los valores de mayor riesgo deben limitarse a un rango estrecho para asegurar que no estén sobre o representados en la cartera. Finalmente, los valores o clases de activos que están fuertemente correlacionados con otras inversiones mantenidas pueden tener amplios rangos, dado que sus movimientos de precios se comparan con otros activos dentro de la cartera.

(Una seguridad de alto riesgo puede reducir el riesgo en general. Para saber cómo funciona, consulte “Hacer su cartera más segura con inversiones arriesgadas”).

Seguro de cartera de proporciones constantes

Un tercer enfoque de reequilibrio, la estrategia del seguro de cartera de proporción constante (CPPI), supone que a medida que aumenta la riqueza de los inversores, también lo hace su tolerancia al riesgo. La premisa básica de esta técnica radica en tener la preferencia de mantener una reserva mínima de seguridad contenida en efectivo o bonos del gobierno libres de riesgo. Cuando aumenta el valor de la cartera, se invierten más fondos en acciones, mientras que una caída en el valor de la cartera resulta en una posición más pequeña hacia los activos de riesgo.

terminos

Fianza